Previous ◁ | ▷ Next

Loading

Ciencia y Tecnología

Recuerdo ahora aquella frase de Einstein que dice: La imaginación es más importante que el conocimiento; el conocimiento es limitado, la imaginación rodea el mundo.

Y comparto plenamente con este Genio (y de paso quedo de inteligente), porque imaginar requiere abrirse a nuevas posibilidades, pero abrirse a nuevas posibilidades precisa de valor; todos tenemos miedo, en menor o mayor medida, a lo desconocido; es natural, es humano, es parte de la supervivencia.

Pero ya lo dijo Heráclito (¿Qué tal? sigo quedando bien, ¿no?):

- Lo único constante es el cambio

Y tal vez la mejor manera de fomentar esa imaginación es conocer lo que existe (el gran escritor ha leído mucho y el gran músico ha escuchado mucho)

Por eso aquí hablaremos de ciencia y tecnología, no como un fin, sino como un medio.

¿Les parece?

¿Hay software gratis?

¿Cómo es posible realizar investigación científica si no es posible acceder a tecnología de punta porque o es restringida o es muy cara?

Esa es una de las principales barreras que han dificultado o detenido el avance de empresas y países. Pero, ¿en verdad no hay tecnología disponible?

La respuesta es: sí hay tecnología disponible, sobre todo en lo que tiene que ver con tecnología de información.

En el presente artículo abordaré sobre el tema software, más adelante trataremos sobre otros tipos, pero vamos por partes:

Con una simple búsqueda en google si añaden las palabras "open source" o "código abierto" encontrarán una gran cantidad de programas que pueden descargar y utilizar sin costo: desde procesadores de palabras hasta modeladores de procesos, programas de diseño (como Ilustrator y Photo Shop), administración de proyectos y sistemas ERP.

Logaritmos: la novela

Es difícil imaginarse cuando se habla de logaritmos (que tantos dolores de cabeza nos causó en el colegio y en la U), toda la historia de intrigas, guerra y religión que se encuentra detrás. Al fnal de la historia verán cómo se comprende, mucho más facilmente, este número.

Para cuando se inventaran los logaritmos en Inglaterra (el año de 1594), Descartes en Francia ya había elaborado su "Discurso del Método", creando las bases de la geometría analítica. Pero el cálculo integral no había asomado todavía, el cálculo desarrollado por Newton y Leibnitz esperaría algunos lustros más para irrumpir en el campo de las matemáticas como un tratado revolucionario.

Cuando los logaritmos aparecieron, Inglaterra estaba regida por Isabel I y la tierra de Albión trataba de estructurar un reino donde la iglesia esté sujeta a decisiones de la corona británica y no del Vaticano.